Teléfono Pescados Mañero

Consejos para evitar el anisakis

¿Qué es el anisakis?

Consejos para evitar el anisakis

El anisakis es un parásito de ciertos tipos de pescado como la merluza, el besugo, la bacaladilla, los boquerones, el bacalao, el rape y el jurel, entre otros que habitualmente viven en el mar y que pueden acabar siendo consumidos por humanos, produciendo gastroenteritis o alergias si no se evitan los riesgos que conlleva su consumo.

Este parásito muere si el pescado se pone al horno o se fríe, pero puede seguir vivo si se marina, se prepara en salazón o se ahúma. De ahí que la mejor manera de evitar que llegue a nuestro estómago es congelarlo antes de cocinarlo.

Cómo evitar el anisakis

Desde PESCADOS MAÑERO queremos indicarte algunas formas de evitar el anisakis en el pescado que consumimos. La principal acción para evitar el anisakis es congelar el pescado que se vaya a comer crudo o semicrudo, ya que reduce los casos en un 80%, siendo, por tanto, la congelación la mejor forma de prevención en el caso de boquerones en vinagre o cualquier otro pescado no cocinado.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que los frigoríficos de menos de tres estrellas no alcanzan la temperatura necesaria para realizar este proceso, por lo que esta práctica sólo se podrá realizar en los equipos frigoríficos de tres estrellas o más, en los que se recomienda congelar a una temperatura de menos 20°C o inferior durante cinco días.

Otra de las medidas más eficaces para evitar comer pescado infectado con anisakis es eliminar las vísceras tan pronto como sea posible para no favorecer la salida de las larvas de la cavidad abdominal hacia la carne del pescado, que es lo que luego se come.

Actualmente existen sistemas de control para frenar la creciente infección por anisakis. Así, bares, restaurantes y demás establecimientos hoteleros están obligados a congelar el pescado que va a ser consumido crudo o poco cocinado, así como de informar a sus clientes de que se ha realizado este proceso.

Tiempo de congelación del pescado para evitar anisakis

Si se congela a una temperatura igual o superior a -35ºC, el periodo mínimo recomendable es de 15 horas. Entre -35ºC y -20ºC, es necesario mantener el pescado congelado durante al menos 24 horas. Si la temperatura de la nevera es superior a -20 ºC, como suele ocurrir en la mayor parte de los frigoríficos de casa, lo ideal sería congelar el pescado durante 5 días.